Perfil profesional

perfil profesional.jpg

Suyapa comenzó su formación científica hace más de una década, en 2005. Estudió la carrera de Licenciatura en Bioquímica en la Universidad de Granada, a través de la rama de Química.

Su pasión por la Ciencia la llevó a compaginar sus estudios con estancias en prácticas durante un año en distintos laboratorios de grupos de investigación especializados en Biología Molecular y Cáncer.

Su interés por la salud y la búsqueda de soluciones a enfermedades mediante el conocimiento de biología molecular y genética culminaron con sus estudios en el Máster en Biomedicina Regenerativa en la UGR que fue su lanzadera a la Ciencia.

Fue entonces cuando se sumergió de lleno en investigación básica, trabajando en diversos proyectos de investigación en un laboratorio experto en Genética Humana durante más de cuatro años. En este período ha participado en varios congresos internacionales y en la publicación de varios artículos científicos relacionados con la temática.

Un diagnóstico de celiaquía en mayo de 2012 y posteriormente de varias enfermedades crónicas, la llevó a interesarse profundamente en la importancia de la nutrición enfocada desde la biología evolutiva.

En los siguientes años ha estudiado extensamente Nutrición Evolutiva o paleolítica y las interacciones moleculares de los alimentos con nuestro cuerpo.

Actualmente se está formando como Dietista y se mantiene altamente actualizada invirtiendo en cursos de formación continua como Nutrición Clínica Avanzada (Niveles I, II y III del ICNS), Coach Nutricional, etc.

Gracias a su formación científica y dominio de múltiples técnicas de laboratorio de biología molecular, disfruta leyendo e interpretando artículos científicos, con criterio y perspectiva. Está al día en cuanto a Nutrición Evolutiva se refiere, estudiando los artículos científicos y libros más punteros y asistiendo a congresos sobre Nutrición Paleolítica.

Actualmente su pasión, aparte de estudiar la ciencia de la nutrición evolutiva, es trabajar con personas que, como ella en su momento, necesitan el apoyo y herramientas para atreverse a dar un cambio a su alimentación, con cabeza y sentido común, con el objetivo de mejorar su salud y su calidad de vida.

Mi historia personal

Siempre fui una niña muy delgada, frágil y con facilidad para enfermar. Ya de muy pequeña sufría de fuertes episodios de asma y bronquitis que hacían que mi madre y yo fuéramos a urgencias muy frecuentemente.

Más tarde, en mi adolescencia sufrí fuertes dolores de cabeza y varias infecciones virales. Además mi peso siempre fue una montaña rusa, engordando y adelgazando según lo mal que me sintiera (y es que a veces decidía no comer para que no me doliera la barriga).

Pero nada de esto era tan grave o inusual como para buscar ayuda médica, al fin y al cabo, pensaba yo y mis padres, ¿Quién no tiene gases o estreñimiento? ¿Quién no tiene achaques conforme envejecemos? (¡Creencia errónea! Echa un vistazo a mi serie de 4 posts "4 creencias que están obstaculizando tu salud"). 

No fue hasta los 22 años que realmente comencé mi odisea con mi propia salud.


A los 22 sufrí mi primera cistitis. Nunca antes había tenido infección de orina y la primera fue horrible. Al día siguiente me recetaron una fuerte dosis de antibióticos y beber mucha agua. Y en pocos días estaba como nueva… o eso pensaba yo…

Tras esta primera infección de orina vinieron muchas, muchas, muchas más. Durante los dos años siguientes viví en una cistitis crónica permanente. No se si alguna vez has tenido infección de orina, el dolor es horrible...

Además cogí mucho peso, mi energía se redujo a cero debido a una fuerte anemia ferropénica y vivía con un dolor intenso en las caderas, parecido a las agujetas.

Me hicieron mil pruebas para saber por qué me sucedía todo esto pero ningún médico pudo ayudarme más que para recetarme la correspondiente dosis de antibióticos que me calmaban la cistitis un tiempo (no más de dos semanas).

Me llegaron a decir que tenía que aceptarlo y vivir con ello y tomar antibióticos cada vez que me diera un brote.

Sorprendentemente la anemia ferropénica facilitó un diagnóstico que cambió mi vida para siempre:

Era celiaca.

No lo podía creer. ¡¡¡¡¡Si yo siempre había estado “bien”!!!!!

Entonces llegó la candidiasis vulvovaginal crónica (CVC).

Ahora cada vez que el antibiótico eliminaba la infección de orina, inmediatamente después aparecía la Candidiasis vaginal. Los picores, la irritación y las heridas fueron mi día a día, y mi hora a hora durante casi 2 años.

Lo peor de todo no era el terrible dolor, ni cómo afectaron a mi vida personal, ni la mala calidad de vida en que me sumieron ambas infecciones crónicas…

Lo peor es la poca comprensión que hay en torno a ambas enfermedades crónicas y lo poco que ayudan los tratamientos farmacológicos a eliminarlos. 

Y entonces llegó la psoriasis.

Mi cuero cabelludo se llenó de heridas y descamaciones  dolorosas que a duras penas disimulaba bajo el cabello.

 

Cuando a mis ya 3 enfermedades crónicas se sumó una más toqué fondo.


No podía más. ¿Cómo era posible que en menos de 2 años desarrollase 4 enfermedades crónicas y autoinmunes? No entendía nada, ¡yo siempre había sido una chica sana!

Me vieron decenas de médicos y terapeutas; y me hicieron decenas de pruebas y analíticas: exceptuando la celiaquía, todo estaba bien. ¡¡¡¡¡¡Estaba bien!!!!!!

Y nadie me ayudaba, nadie me daba respuestas. 

Pero estaba lejos de estar bien….estaba destrozada. Con menos de 25 años mi vida era un infierno, cada día me arrastraba al trabajo sufriendo terribles dolores y síntomas, mi estrés estaba por las nubes, mi peso era más alto que nunca, mi energía era mínima.

Era muy infeliz.

Tenía mucho miedo de que al mes siguiente me diagnosticaran una nueva enfermedad crónica o algo peor…..

Entonces un día decidí que NO QUERÍA ESA VIDA.

Si nadie me iba a dar respuestas las buscaría yo.

 La científica que llevo dentro se puso fríamente al mando de mi salud y comencé un largo y bello camino.

Negarme a estar enferma crónica fue el primer paso hacia mi salud.

Aunque muchos médicos y gente que me rodeaba me decían que tenía que asumir que mi cuerpo era así y aceptar mis enfermedades,  me rebelé ante esta afirmación porque muy dentro de mí, ¡¡¡sentía que había una versión de mi misma mucho mejor que la que estaba viviendo!!!!

Y menos mal que me rebelé, si me hubiera conformado no habría hecho lo que hice...

¿Que qué hice? lo que mejor sabía hacer:

Comencé a estudiar y a leer muchos libros y la ciencia más actual que había en referencia a todas mis enfermedades.

Y tras mucho indagar y buscar descubrí la alimentación evolutiva o paleolítica.

¡Todo cobró sentido para mí! Todo encajaba perfectamente con mis conocimientos de biología molecular y genética humana.

Ahora bien tras dar tantos tumbos en la medicina occidental y probar tantos remedios que no me funcionaron, tenía mucho miedo de ilusionarme y de nuevo invertir dinero y energía en algo que de nuevo iba a fracasar.

Pero esta vez… funcionó.

Tras años padeciendo una candidiasis crónica, el primer mes que cambié mi alimentación la infección desapareció por completo.

No solo eso.

Mi energía se elevó hasta niveles que creí no volver a tener jamás. Perdí 5 kilos. Las heridas de la psoriasis desaparecieron por completo. Y por vez primera en años, ese mes no me dio ni un brote de cistitis.

Y todo en UN solo mes de dieta paleolítica.

Estaba maravillada.

NADA había conseguido mejorar mi calidad de vida,

¡¡¡¡y solo cambiando mi alimentación había conseguido en un mes lo que llevaba AÑOS torturándome!!!!


¡Ahí empezó todo!

Llevo varios años comiendo y siguiendo un estilo de vida acorde con mi biología y mis necesidades fisiológicas y humanas.

A día de hoy tengo y llevo una vida plena porque he entendido que tengo que vivir en resonancia con mi biología.

  • No tengo ni rastro de la psoriasis.
  • Nunca más he vuelto a sufrir cistitis.
  • La candidiasis vulvovaginal desapareció de mi vida (hay años que no me da ni un brote, y si me da, lo agradezco porque es una alarma de mi cuerpo de que algo no estoy haciendo bien)
  • Tengo tanta energía que practico deporte de alta intensidad que me da la vida y me mantiene fuerte y energética.
  • Como (y disfruto) de comidas deliciosas que miman, sanan y cuidan mi cuerpo. 

Y lo mejor de todo, he recuperado mi vida y mi juventud.

campo.jpg

Vivo feliz, ilusionada y siempre con ganas de hacer millones de cosas. Por cierto, Oscar, mi compañero de vida, y mi gran apoyo en toda esta odisea, ¡¡también se subió hace tiempo al carro de la paleo!!


Llegar hasta este punto como has podido comprobar no ha sido fácil.

A pesar de que los médicos siempre me avisaron que mis enfermedades eran crónicas y que tendría que vivir con ellas toda mi vida,

TOMÉ UNA DECISIÓN trascendental: DECIDÍ NO RENDIRME. Decidí que NO IBA A VIVIR ENFERMA.

Y el no conformarme me hizo explorar en profundidad la vía científica que me guiaría hasta mi salud. Andar este camino sola todo este tiempo me hizo fuerte y me hizo aprender mucho.

Por eso, si mi historia te ha inspirado y te sientes identificado, hoy quiero estar contigo de varias formas:

  • Una, mediante montones de recursos gratuitos con ayuda, consejos, recetas, listas de alimentos y muchas cosas más. Esto es material que te quiero regalar y por el que en su día yo misma hubiera pagado lo que fuera. ¡Es información de mucho valor que te animo a que te descargues GRATIS YA!

Sólo tienes que suscribirte AQUÍ para recibir todo esto.

  • Dos, a través de mi blog. Aquí comparto contigo todo lo que necesitas saber para implementar la dieta paleo en tu vida y todo mi conocimiento científico escrito en un lenguaje sin tecnicismos, para que lo entienda TODO el mundo. Te transmitiré todo lo que debes saber para que cambies pautas de vida basados en ciencia y no en dietas de moda.
  • Tres; mi acompañamiento personal en el comienzo de un camino que si haces solo puede resultar tan duro y lleno de baches que quizás te haga desistir. Empezar es lo que más cuesta, y a través de mi Programa Introducción a la Paleo en 6 Pasos podrás hacerlo sin desesperar en el intento. ¡No te lo pierdas, que las plazas son limitadas!

Si no estás conforme con tu salud y quieres empezar el camino hacia tu salud con sabiduría y ciencia, ¡NO lo hagas solo!

¡SUSCRÍBETE HOY!